Dolar:
Venta:    
Compra: 20.0021.00
Recibe Noticias
en tu mail


opciones
Número de visitas:
1058863
 
regresar
envio de nota por correo  Imprimir nota   te interesa?    Recomendar nota
Trump apoya a un pedófilo e insulta a la principal agencia policiaca del país
Nueva York. El presidente Donald Trump apoyó hoy a un sospechoso de pedofilia, ofreció un regalo más a las empresas petroleras, afirmó que su ex asesor de Seguridad Nacional acusado de mentir a las autoridades fue tratado “injustamente”, insultó a su propia agencia federal de investigaciones (FBI), ganó un triunfo judicial para sus medidas antimusulmanas, huyó de las artes, y solo es lunes.
El candidato republicano al senado federal por Alabama, el juez Roy Moore, fue oficialmente apoyado hoy por Trump a pesar de que ha sido acusado de hostigar sexualmente a por lo menos nueve mujeres, casi todas adolescentes (la más joven tenía 14, otra 17), cuando era fiscal y tenía más de 30 años de edad. Trump efectivamente declaró que es preferible un pederasta que un demócrata en un tuit esta mañana: “La negativa de demócratas a dar ni un solo voto para los recortes masivos de impuestos es la razón por la cual necesitamos que el republicano Roy Moore gane en Alabama. Necesitamos su voto para frenar el crimen, la inmigración ilegal, el Muro Fronterizo, los militares, Pro Vida [anti-aborto], 2a enmienda [derecho a las armas privadas] y más….”, y acusó que su contrincante es sólo un títere del liderazgo demócrata del Congreso.

Moore, suspendido por un tiempo como juez por rehusar acatar órdenes judiciales, incluyendo una de retirar un monumento de los Diez Mandamientos que él instaló frente a un edificio judicial, ha rehusado ceder su candidatura a pesar de las solicitudes del liderazgo legislativo republicano mientras se han multiplicado las acusaciones independientes de abuso sexual. Moore rechaza todas las acusaciones (aunque aún no ha explicado la razón por la cual un mall en su pueblo le prohibió entrar- parece que acudía para ver a las adolescentes trabajando o paseando por ahí).

Hablando de abuso, un caso de difamación contra el presidente presentado por Summer Zervos, una concursante en su viejo programa “El Aprendiz” y una de las 16 mujeres que públicamente han denunciado a Trump por hostigamiento sexual, está ante un tribunal esta semana donde un juez determinará próximamente si prospera o no el caso. Trump afirma, y la Casa Blanca lo ha repetido oficialmente, que todas estas mujeres mienten. Zervos afirma que eso es difamación. Si el caso procede, existe la posibilidad de que se presente más información sobre el comportamiento de Trump e incluso hasta obligarlo a testificar.

Por otro lado, en una visita relámpago a Utah, Trump proclamó la reducción drástica de dos reservas de naturaleza federales en ese estado, abriendo cientos de miles de hectáreas de lo que era terreno público a intereses privados -regalo que agradecieron empresas petroleras, mineras y rancheros. Indígenas y ambientalistas anunciaron que batallarán esta medida ante tribunales.

Poco antes de viajar, Trump criticó la investigación del fiscal especial Robert Mueller por su tratamiento “injusto” de su ex asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn quien ahora -después de declararse culpable de mentir al FBI- está cooperando con esa investigación federal sobre las interacciones del círculo de Trump con los rusos en las elecciones y una posible obstrucción de justicia. “Me siento mal por el general Flynn... Ha llevado un vida muy fuerte”, comentó el presidente a periodistas, y agregó que “Hillary Clinton mintió muchas veces al FBI y no sucedió nada, Flynn mintió, y destruyeron su vida, y creo que eso es una pena”. El FBI nunca acusó a Clinton de mentir.

El domingo, aún antes del amanecer, Trump lanzó una de sus “tormentas de tuits”, atacando a la principal agencia federal de seguridad pública, acusando que “está hecha trizas -lo peor en la Historia”, y prometió rescatar su “grandeza”. Nadie recuerda algo parecido en donde un presidente públicamente ataca a una de las agencias del poder Ejecutivo.

Y hablando de justicia, la Suprema Corte -ya exhibiendo cada vez más el efecto de contar con el nuevo juez conservador nombrado por Trump entre sus nueeve integrantes- autorizó hoy al Ejecutivo implementar por ahora su prohibición contra viajeros procedentes de seis países mayoritariamente musulmanes (también afecta a norcoreanos y algunos funcionarios venezolanos y sus familias). No es un fallo final, y proceden los casos que cuestionan la legalidad de estas medidas en tribunales inferiores, aunque se espera que el asunto regresará a esta máxima instancia judicial al culminar el proceso legal.

La prohibición se aplicará contra viajeros de Chad, Irán, Libia, Siria y Yemen. Tribunales federales en varias partes del país han fallado de manera preliminar en contra de parte de diferentes versiones de la prohibición a lo largo de este año.

Por otro lado, Trump y su esposa Melania estaban ausentes del festejo anual de las artes vivas del Centro Kennedy el domingo, donde tradicionalmente los condecorados -reconocidos por sus carreras- están sentados junto al mandatario estadunidense y la primera dama. Los premiados fueron el legendario productor de televisión Norman Lear, la bailarina Carmen de Lavallade, el músico y productor musical Lionel Ritchie, el rapero y actor LL Cool J y la cantautora Gloria Estefan. La Casa Blanca avisó en agosto que los Trump no asistirían después de que varios de los honrados declararon que rehusarían presentarse a la recepción tradicional en la Casa Blanca con los Trump como anfitriones. Fue solo la cuarta ocasión en que no se ha presentado un presidente (estaban viajando fuera del país o ante una crisis urgente) y siempre la primera dama representaba al mandatario.

Aparentemente el arte es peligroso./ La Jornada